Para nosotros, el control de la calidad no es apenas una fase al final de un proyecto; es una parte intrínseca del mismo. El proceso que describimos a continuación se aplica no solo a los proyectos de traducción, sino a todos nuestros servicios.